EL METAL

 

“Cada metal tiene un poder, que es diferente para cada uno. De poner el fluido eléctrico en movimiento…”

Alexandro Volta.

 

La transformación del metal puede realizarse por distintos procesos: mediante la forja se modela el metal por deformación plástica, el mecanizado por fresado o torneado, en los que se elimina parte del material mediante brocas, fresadoras, torno, etc., y el moldeado por el que se da forma al metal por medio de un molde donde se vierte el metal fundido.

 

Por lo general quien trabaja la forja suele ser humilde al hablar de su tarea. Los forjadores suelen decir con sencillez que para hacerlo bien sólo se necesita algo donde poder calentar el metal, un sitio para apoyarlo y algo para golpearlo.

 

El metal permite una polivalencia formal sin fin. Tomando los principios de la escultura, la gestión arquitectónica del espacio y la vocación artesanal,  trabajamos el hierro para  aplicarlo al interiorismo.

 

Dedicación lenta, trabajo paciente, sabiduría de los bellos oficios de antaño, la imaginación seducida por las materias y los tactos, el tiempo acrisolado en los objetos que nos pertenecen, el espacio es aquello que nos deja silenciosos, la autenticidad y la sencillez.

 

Nuestra especial propensión por realizar obras exclusivas y con el sello personal del promotor, nos obliga a aplicar la artesanía propia del oficio con el conocimiento profundo de las artes. En este sentido gran parte de nuestro trabajo trata de escuchar y reconocer eso que tiene de especial cada proyecto.

 

Para nosotros el hierro es una materia sutil puesta al servicio del interiorismo y el diseño de espacios. Saber escuchar al arquitecto y al interiorista, el primer paso para alcanzar trabajos de excelencia.

Aviso Legal