Los siete principios básicos de las casas pasivas son:

1 SUPERAISLAMIENTO

2 ELIMINACIÓN DE PUENTES TÉRMICOS

3 CONTROL DE LAS INFILTRACIONES

4 VENTILACIÓN MECÁNICA CON RECUPERACIÓN DE CALOR

5 VENTANAS Y PUERTAS DE ALTAS PRESTACIONES

6 OPTIMIZACIÓN DE LAS GANANCIAS SOLARES Y DEL CALOR INTERNO

7 MODELIZACIÓN ENERGÉTICA DE GANANCIAS Y PÉRIDAS

 

El objetivo del estándar es limitar la demanda de energía a 15 kWh/m2año para calefacción y a 15 kWh/m2año para refrigeración.

La estanqueidad al aire se debe comprobar mediante un test de presurización (blower door) que confirme un valor no superior a 0,60 renovaciones por hora con una presión/depresión de 50 pascales.

La energía primaria total demandada por el edificio (incluyendo climatización, iluminación, electrodomésticos, ordenadores, etc) no debe superar los 120 kWh/m2año.

 

ENERPHIT

Si una rehabilitación energética en un edificio existente cumple con los criterios Passivhaus, éste también puede ser certificado como un edificio Passivhaus.

Por varias razones, en los edificios antiguos normalmente es más difícil alcanzar el estándar Passivhaus con un esfuerzo razonable. Sin embargo, mediante el uso de sistemas y componentes Passivhaus en estos edificios, se alcanza una mejora considerable en el confort térmico interior, durabilidad de la estructura, rentabilidad y uso de energía durante su vida útil.

Los edificios que han sido rehabilitados con componentes Passivhaus y, en gran medida, con aislamiento exterior en fachada, pueden alcanzar la certificación EnerPHit como evidencia, tanto de la calidad del edificio como del cumplimiento de los valores de energía específicos.

LA CASA PASIVA-PASSIVHAUS

 

Estándar de construcción que combina un elevado confort interior, en invierno y en verano, con un consumo de energía muy bajo, a un precio asequible. Se logra cuidando al máximo su envolvente mediante grandes aislamientos, carpinterías y vidrios de altas prestaciones, y un sistema de ventilación controlada.

 

 

El estándar Passivhaus es el  estándar de eficiencia energética más avanzado del mundo. Sinónimo de canon constructivo de los conocidos como Edificios de Consumo Casi Nulo (Near zero energy building), cubre todas las demandas que la Directiva Europea 30/2010/UE sobre Edificios de Consumo Casi Nulo.  Contiene, además, medidas para asegurar una gran calidad del aire, un extraordinario confort interior de la vivienda y un aumento de la durabilidad de los edificios.

 

Los edificios pasivos combinan un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo. Se trata de edificios con un alto grado de aislamiento, un control riguroso de los puentes térmicos y de las infiltraciones de aire indeseadas, unas carpinterías de gran calidad y un aprovechamiento óptimo del soleamiento de forma tal que mediante la ventilación mecánica a través de un recuperador de calor se consiga el aporte necesario para su climatización, sin necesidad de recurrir a ningún otro sistema.

 

Podemos decir que los edificios pasivos llevan la eficiencia energética al extremo: cuidando la orientación, la envolvente del edificio y aprovechando al máximo la energía del sol, se consigue que la demanda energética para su climatización sea realmente baja y con una calidad de aire interior muy elevada.

 

Para ello son necesarios un buen diseño y planificación, con un cuidado especial en los detalles constructivos y en su ejecución. La cantidad de energía necesaria para su climatización es tan pequeña que una habitación de 20 m2 puede calentarse con el calor corporal de cuatro personas, incluso en pleno invierno.

 

 

Aviso Legal